El Suave Murmullo (Roberto Quijano)

El profeta Elias se escondió en la cueva y escucho grandes truenos, fuegos grandes pero Dios le hablo con una pequeña voz. El Señor nos habla cuando estamos cerca. Y como el profeta, cuando pensamos querernos esconder de todo, allí es donde, en nuestra debilidad Dios nos usa.

Visitanos!